Ir al contenido principal

NÓMADA DIGITAL CON ENDOMETRIOSIS

juguete peones madera colores
Juega como si no hubiera ganadores

¿Tienes endometriosis?


¿A qué te dedicas?


Siguen aflorando creencias limitantes que me hacen ser más consciente de la de trabas que yo sola me impuse por hacer caso omiso a mi voz interior, corazón.

Cuando hace años descubrí el término nómada digital creí encontrar la panacea y la solución a todos mis problemas.

Sentí que era el trabajo perfecto para mí, en todos los sentidos, en todas sus formas y en todas sus perspectivas.

¿Por qué lo dejé ir?


¿Por qué me olvidé de ello?

Cuando expliqué a mi entorno lo que significa ser nómada digital, yo sola, por razones que desconozco me bloqueé y limité hasta el punto de olvidarme de ello.

Lo fácil sería decir que nadie me apoyó o que se negaron en rotundo a escuchar la propuesta, pero la realidad es que no fue así.

Mi subconsciente lo vivió totalmente diferente y dejó que la idea de ser nómada digital y el pensamiento de vivir traviajando pasasen a otro plano para no ser prestados atención.

*Nómada Digital es el profesional que usa las nuevas tecnologías para trabajar, y que lleva un estilo de vida nómada.

Por lo general, los nómadas digitales trabajan de forma remota (desde casa, cafeterías, bibliotecas, viajando) en lugar de hacerlo en un entorno de trabajo estable.

Dicho de otro modo y para todos los públicos, un freelance o autónomo de toda la vida, pero nómada, esta palabra, resonó fuerte conmigo.

Conocía bastantes freelances y su estilo de vida no vibraba conmigo por los quebraderos de cabeza que compartían y autónomo tenía el ejemplo en casa y no me gustaba ni un poco.

La visión que yo generé de nómada digital, a pesar de no escucharme, no se parecía en absoluto a lo que ya conocía, porque automáticamente ligué "ND" con independencia económica, libertad financiera, tiempo para hacer lo que quiera, etc.

Soy un culo inquieto por naturaleza y, todo aquello, aunque me atrajo fuerte se quedó en nada, porque aparecieron creencias limitantes...

"...si siempre te has llevado mal con los ordenadores, cómo vas a trabajar con ellos..."
"...si siempre estás mala, cómo vas a viajar todo el tiempo... y si te dan dolores, y si te pasa algo..." "...lo que tu quieres hacer es de lo más difícil, si fueses ingeniera todavía, pero escritora o pintora..."
"...ya no tienes edad..."

Y así, un largo etcétera que me llevó, de casualidad, a hacer algo que también amo.

Yoga


Durante los años que di clases fui feliz, porque amé compartir con los alumnos mis locas creaciones de clases fuera de lo común, pero en el momento en que la endo me arrebató esa felicidad e ir a clase se convirtió en un suplicio, me sentí derrotada, timada y engañada.

Fue ahí, cuando reapareció la idea de "traviajar por el mundo dibujando poemas", pero como daba por hecho que me llevaría mucho tiempo lograr ese objetivo, también dí por hecho que, mientras tanto, seguiría dando clases...

¡Animalito! cuantas cosas di por sentado que nada se asemejan a la actualidad.

Después de la segunda operación de endometriosis, cuando creí que ya podría volver a entrenar para volver a dar clases, mi cuerpo opinó lo contrario...

Cada vez que intentaba hacer una practica suave, se resentía, se quejaba y retrocedía en el proceso de sanación, esto, me llevó a experimentar una profunda tristeza, un encierro conmigo misma y un rechazo hacia la vida en general.

Si no podía dar clases, ¿qué iba a hacer?, ¿a qué me iba a dedicar el resto de mi vida? y, en vez de hablar, compartir y dejarme ayudar me fustigué, aún más hasta que me rendí.

Dejé de luchar conmigo misma, dejé de mirar con lupa cada cosa que ya no podía hacer y empecé a amar incondicionalmente lo que sí.

¿Y qué es lo que sí hago?


Escribir, pintar, caminar, compartir, hablar, comunicarme, meditar, todo, desde el corazón, con confianza y por una razón, un motivo de peso que me hace levantar de la cama con ganas, inspiración y decisión.

Un estilo de vida acorde a mi situación actual


Soy nómada digital de corazón y mente y, también, ermitaña digital de cuerpo físico y presente, porque aunque aún, hoy, me cueste estar con gente, las redes sociales me permiten seguir siendo yo misma y compartir virtualmente y libremente lo que hago sin condiciones.

Sé que a todo el mundo no le hace feliz trabajar en remoto, pero a mí me permite sentir una libertad que la experiencia con la endo me arrebató.

¿Y la edad?

¿Hay edad para ser feliz?


No me hace sentir orgullosa tener más de 30 años y vivir en casa de mis padres, pero gracias a ello, vuelvo a sentir felicidad, emoción, entusiasmo e ilusión por la vida y por todo lo que me rodea.

Si hoy estoy sentada escribiendo todo esto es por que me siento fuerte y con la confianza suficiente como para saber, creer y confiar en que aporto valor y estoy creando una comunidad de personas afines a mí, transparentes, reales y conscientes.

Una audiencia, como dicen en marketing, que valora, respeta y comparte mi trabajo.

Ya no me recreo en los años crónicos de crisis existencial, porque todos ellos me sirvieron para ser hoy una mejor versión de mi misma.

Ahora me reto a seguir creando, creciendo y creyendo, día a día.

¿Cómo?


❤ HAZ UN GUIÓN❤


Sí, como lo lees, guioniza tu vida, día a día, como si de una película se tratase, jamás volverás a sentirte perdida, porque sabrás qué toca hacer a cada instante.

❤ Reconoce tus horas de mayor energía y beneficiate de ellas.

❤ Elimina las distracciones.

❤ Averigua qué es lo que más te cuesta y hazlo lo primero, básicamente, porque si lo demás te apasiona no te costará hacerlo.

 Celebra tus victorias y tómate tu recompensa. 

“Disfruta del paisaje, incluso en la cima”


Ya sabes que, compartir es gratis y ayuda muchísimo y si hay algún tema del que te apetezca que reflexione házmelo saber dejando un comentario.

Gracias por tu tiempo

Abrazos de Gratitud

#enopacífica

Comentarios

MÁS ARTÍCULOS DE INTERÉS

NADA VOLVERÁ A SER COMO ANTES DESPUÉS DE VIVIR CON ENDOMETRIOSIS

¿Sigues pensando igual que antes de vivir sin endo? ¿Te sientes la misma mujer que hace 5 años?

ESTILO DE VIDA Y ENDOMETRIOSIS

Te has parado a pensar, ¿cuál es tu estilo de vida ideal?
Yo sí, infinidad de veces y, al final, he llegado a una simple conclusión.
Lo creas o no, el universo conspira a tu favor.
¿Deseas sanar?
¿Quieres estar feliz?
¿Disfrutar de tu tiempo/vida?

Tenlo claro, el estilo de vida que buscas es viable, alcanzable, medible, concreto y específico.
¿Cómo lograrlo?
¿Qué hacer?
¿Por dónde empezar?
Sigue leyendo que te va a enganchar.

LA ENDOMETRIOSIS ES TU EGO

Autorretrato 2011 ¿Es la endometriosis tu ego?
¿Tiene ella más poder sobre ti que tú misma?
El ego de hoy no tendrá cabida mañana. Hoy puedes ser egocéntrica y mañana no serás nada. Hoy puedes ser ególatra y pasado no te servirá de nada. Hoy puedes ser egoísta y, al final, aprenderás.

El papel de Mujer Heroína no sirve de mucho si no aceptas ayuda cuando es vital para sanar. Yo misma creí que, ya había superado cualquier nueva cita o pruebas en médicos y hospitales, pero de nuevo, me equivoqué y la rueda vuelve a girar.
Tal vez, crees que usas tu ego para, supuestamente, protegerte, pero en verdad, te hace daño y te aparta de lo que amas.

Mi perra se ha quedado paralítica y a pesar de no poder caminar con sus cuatro patas, se arrastra feliz por el suelo hasta que me encuentra.

Ella, me está enseñando que no hay límites cuando hay amor.