Ir al contenido principal

NADA VOLVERÁ A SER COMO ANTES DESPUÉS DE VIVIR CON ENDOMETRIOSIS

niña, columpio, foto
hoy, siempre es mejor que ayer y ahora, siempre es mejor que mañana

¿Sigues pensando igual que antes de vivir sin endo?

¿Te sientes la misma mujer que hace 5 años?



Antes de conocer a la endometriosis definiría mi existencia como dispersa, porque soy de gustos cambiantes, es decir, durante mucho tiempo me moví por impulsos e inercia social sin pensar en futuros.

Después, con la endometriosis en su mayor auge, me aferré a un futuro de ensueño, dibujado por mí, para tapar, disimular y distorsionar el dolor que sentía, pero esto, en vez de ayudar, empeoró la situación y mi estado de ánimo se enterró en el subsuelo.

Ahora, con los pies en la Tierra, en presente y en mi vida real, diaria, camino con pies de plomo encajando las piezas, porque nada volverá a ser como antes después de vivir con endometriosis, básicamente, porque yo no soy la misma.

Buscando por la red, di con este pequeño ebook, Diario de una Endometriosis, sobre el testimonio de una mujer con endo que me hizo pensar en el pasado, en mi pasado.

Hace años, deseaba formar una familia, tener hijos, animales, vivir en la playa y poco más. Trabajar, sabía que sé hacerlo de lo que sea o de lo que me proponga, con lo cual, no era relevante.

Hoy, ese planteamiento es bien distinto.

Hoy, nada de lo citado ahí arriba es relevante si yo pierdo el equilibrio, el foco, el amor y la paz con la que hoy escribo.

No es que me niegue ser madre, crear una familia, compartir con animales o ya no me guste la idea de vivir en la playa.

Tan solo es que, hoy, me considero prioritaria.

A mí, como mujer en proceso de sanación y vinculada a lo que amo hacer, por encima de todas las cosas, independientemente de las circunstancias.

No es egoísmo, es amor propio y resulta de vital importancia cuando se desea vivir crónicamente en paz y feliz con independencia económica.

No soy materialista, pero me gusta vivir en abundancia y la endo, más que pellizcarme para que sí o sí fuese madre. Me empujó a que descubriera qué es lo que, realmente yo, deseaba dar a luz y traer a este mundo.

Hoy, aquí y ahora.


Todo lo que comparto aquí, en mis libros y con las personas que me rodean, hoy, nace y florece de mi útero, corazón y amor por cada compartir, contemplar, estar y ser.

Hallé otras prioridades, más relevantes, para vivir en armonía que me generan más felicidad que pensamientos pasados cubiertos de desconocimiento e inconsciencia.

Hay muchos modos de parir, si es lo que deseas, también de crear familias, si es lo que te vibra, pero solo hay un modo de dar con la respuesta a esas dudas existenciales que te plantea la vida.

Conocerse y amarse a una misma.


Da prioridad a lo importante para ti y no a lo que otros piensen.

Mi prioridad ahora es generar más ingresos online para ir a fisioterapia de suelo pélvico, es decir, si un bono de 10 sesiones vale 350€, he de vender unos 100 libros al mes para ingresar 400€ e ir a recibir el tratamiento.

Ese es mi objetivo a corto plazo, elevar el número de ventas de libros, aumentar las conversiones de los clic por afiliado y seguir escribiendo y dando a luz más historias vibrantes y emocionantes que contar.

Soy consciente de que es una GRAN responsabilidad y compromiso para conmigo misma, pero también sé que si no hago nada por cambiar la situación en la que ahora me encuentro seré una infeliz toda mi vida y, sinceramente, me niego.

Como ya sabes, si me lees desde hace tiempo, siempre he querido ser escritora y vivir de ello, pero no sé por qué, nunca me lo plantee en serio, como una profesión real y viable de la que sí se puede vivir.

Lo imaginaba como un sueño que deseaba hacer realidad, pero desconocía cómo. No se me ocurría pensar en un plan de acción real y sostenible. Hasta que, como por arte de magia, entendí, acepté e integré que solo he de escribir.

Es decir, confío en mi trabajo, en mis habilidades, en lo que comparto y en cómo lo hago, solo he de escribir libros para vender, emails para que me mencionen, entradas en el blog para google darme a conocer, en redes sociales para que compartan lo que escribo, solo escribir desde el corazón, acorde con mi situación y dando prioridad al amor.

A lo bien que me siento cuando escribo, a lo que disfruto cuando descifro que lo que mejor me funciona, a mí, es escuchar(me), decidir y actuar.

Nada volverá a ser como antes después de vivir con endometriosis, porque ahora soy y hago lo que siempre he querido ser y hacer.

Si te gusta lo que hago, 

te parece útil 

o te apetece hacer una buena labor, 

compartir es gratis y ayuda un montón.


Gracias por tu tiempo

Abrazos de Gratitud

#endopacífica

Comentarios

MÁS ARTÍCULOS DE INTERÉS

ENDOMETRIOSIS. SUEÑO O PESADILLA

Sueño o Pesadilla
¿Qué te hace no creer que ya estás sana? ¿Qué te hace creer que, algo externo te curará lo interno?
Tengo miedo, sí, estoy temblando, porque cuando parece que ves luz la oscuridad enseña de nuevo la patita.
Más médicos, más pruebas, más cosas que ya no deseo.
¿Hasta cuándo?

LA ENDOMETRIOSIS ES TU EGO

Autorretrato 2011 ¿Es la endometriosis tu ego?
¿Tiene ella más poder sobre ti que tú misma?
El ego de hoy no tendrá cabida mañana. Hoy puedes ser egocéntrica y mañana no serás nada. Hoy puedes ser ególatra y pasado no te servirá de nada. Hoy puedes ser egoísta y, al final, aprenderás.

El papel de Mujer Heroína no sirve de mucho si no aceptas ayuda cuando es vital para sanar. Yo misma creí que, ya había superado cualquier nueva cita o pruebas en médicos y hospitales, pero de nuevo, me equivoqué y la rueda vuelve a girar.
Tal vez, crees que usas tu ego para, supuestamente, protegerte, pero en verdad, te hace daño y te aparta de lo que amas.

Mi perra se ha quedado paralítica y a pesar de no poder caminar con sus cuatro patas, se arrastra feliz por el suelo hasta que me encuentra.

Ella, me está enseñando que no hay límites cuando hay amor.


NÓMADA DIGITAL CON ENDOMETRIOSIS

Juega como si no hubiera ganadores
¿Tienes endometriosis?
¿A qué te dedicas?
Siguen aflorando creencias limitantes que me hacen ser más consciente de la de trabas que yo sola me impuse por hacer caso omiso a mi voz interior, corazón.
Cuando hace años descubrí el término nómada digital creí encontrar la panacea y la solución a todos mis problemas.
Sentí que era el trabajo perfecto para mí, en todos los sentidos, en todas sus formas y en todas sus perspectivas.
¿Por qué lo dejé ir?
¿Por qué me olvidé de ello?