Ir al contenido principal

ESTILO DE VIDA Y ENDOMETRIOSIS


Te has parado a pensar, 

¿cuál es tu estilo de vida ideal?


Yo sí, infinidad de veces y, al final, he llegado a una simple conclusión.


Lo creas o no, el universo conspira a tu favor.


¿Deseas sanar?

¿Quieres estar feliz?

¿Disfrutar de tu tiempo/vida?


Tenlo claro, el estilo de vida que buscas es viable, alcanzable, medible, concreto y específico.

¿Cómo lograrlo?

¿Qué hacer?

¿Por dónde empezar?

Sigue leyendo que te va a enganchar.


Encontrar menos de cinco palabras que, de algún modo, te definan puede no resultar fácil.

Te cuento.

Auto proclamarme y llamarme escritora fue un arduo trabajo introspectivo (que otro día te cuento) y dar con una palabra diferente con la que sentirme identificada fue extraño. Había opciones, pero no me convencían o estaban muy usadas.

Sencillo, original y no muy largo.

Me considero un alma libre y creativa en constante movimiento, pero la endo jugó un papel vital en mi vida, porque es todo lo contrario a lo que yo amo, es decir, me empujó a tomar conciencia de qué es lo que realmente deseo y, sobre todo, cómo.

Me dio una bofetada tan fuerte que hizo temblar todos y cada uno de los cimientos que yo consideraba estables.

Me presentó una realidad cruda, pero con muchas posibilidades. Aceptar y reconocer que eres infeliz es duro, pero es mucho peor saberlo y no hacer nada por cambiar.

El modo en que consciente o inconscientemente había somatizado la vida, mi vida, a lo largo de los años ya no vibra con mi nueva presencia.

Con la endometriosis deseé tirar la toalla, porque sentía no aportar nada bueno a nadie y, menos, a mí misma.

Era como vivir una mentira que yo misma tejí, pero, por suerte, el universo me regaló un halo de luz en el que hallé paz interior y me desprendí de todo el peso que cargaba.

¿Qué fue lo que cambió?

¿Qué me hizo hacer click?

Diseñar un plan de acción realista acorde con la situación actual.

Hasta ahora, yo ya sabía que deseo alcanzar la libertad financiera y vivir de los negocios online, ya sea pintando o escribiendo, pero no cree ningún plan realista.

Actúe sin pensar y ya, porque el dolor físico y emocional no me dejaba dar más.

Confíe en el Universo y, aún con todo, el Universo me ayudó. Sin yo prestarle toda la atención, con mis idas y venidas en el mundo de internet, él me ayudó, pero yo no respondía.

Por mi estado, no era capaz de ver y sentir que, el estilo de vida ideal que yo misma inventé es viable y sostenible en el tiempo.

¿Cómo me di cuenta? 

y, ¿por qué?

Fui consciente cuando conecté con mi corazón y me rendí ante el miedo, el dolor, la pena y la incertidumbre de no saber qué sería de mí si no salía, pronto, de es bucle.

La paz interior que hoy siento, independientemente de las circunstancias es lo que me da fuerzas para retomar los proyectos que, un día empecé por impulso y hoy retomo con causa.

¿Por qué?

Porque desde hace dos años, (sin plan realista, ni atención específica y personalizada) recibo dinero de tres de las plataformas donde vendo lo que amo hacer.

Con lo cual, si ahora que ya soy consciente de ello le presto la atención que se merece y me merezco podré alcanzar la meta final.

¿Por qué solo me centro en lo económico?



Porque, además de que me gusta ser una mujer independiente, que trabajó desde los 18 años, estar enferma sale caro (a todos los niveles).

Ahora, por la endo, solo llevo un año en paro y tengo la fortuna de tener cama y comida, pero si, además, tuviese una libertad financiera real, podría acudir a fisioterapia de suelo pélvico sin necesidad de pedir dinero a otros.

Para ello, he de aumentar las ventas de las diferentes fuentes de ingresos que cree.

Por este motivo y algunos más, considero que para sanar es vital dar con el estilo de vida ideal que se adapte a ti, a tus necesidades, valores y prioridades.

Yo he optado por trabajar en remoto, desde casa, desde la cueva, porque el mero hecho de pensar en estar con otros me genera ansiedad, independientemente de que no me tenga en pie.

No me siento, tan bien, ni tan preparada física y emocionalmente, como para volver a dar clases de yoga que es lo que hacía antes.

Básicamente, porque a día de hoy, lo único que mi cuerpo tolera bien es caminar por el campo, en contacto con la naturaleza y en silencio a ser posible.

Por suerte, donde vivo, eso es gratis y me lo permito, pero si, además, elevo las ventas de mis libros mes a mes, desde ahora mismo, también podré ir a que, otros profesionales me ayuden a seguir sanando.

Porque, aunque ser autodidacta sea un plus y la introspección funcione, necesitamos ayuda externa y de pago si deseas sanar más pronto que tarde.

Por ello, considero relevante que, cualquier persona que se encuentre en una situación similar se planteé cuál es su estilo de vida ideal.

A partir de ahora, compartiré con detalle y transparencia cuáles son los pasos que voy a ir dando para lograr esos ingresos que me permitan acudir al fisio y equilibrar el sistema nervioso que sigue disparado.

Las palabras libertad financiera llegaron a mi vida hace muchos años, pero es ahora cuando siento y soy consciente de estar preparada para trabajar en ello. Ahora, todo cobra sentido.

Un mundo ideal, como en la canción de Aladdín, donde imaginan una fabulosa visión y un sentimiento divino, con un horizonte por descubrir en el cual poder decidir cómo vivir sin nadie que lo impida.



 ¿Cómo planear tu estilo de vida ideal?

O estar en estado de libertad financiera.

Para empezar a poner en práctica un estado de abundancia permanente te recomiendo que cojas papel y lápiz y apuntes, diariamente, todo lo que recibes de otros con precio.

Es decir, si te invitan a comer, escribes: gracias por este almuerzo que me han regalado con un valor de 12€. Si te regalan un bolígrafo de publicidad, gracias por este boli que me han regalado con un valor de 1€ y así, sucesivamente, con todo.

Incluso, con temas no materiales también puedes practicarlo, es decir, tal persona ha estado conmigo hoy regalándome su compañía durante tres horas, a diez euros la hora, salen 30€.

Puede parecer un ejercicio tonto, pero te aseguro que tomar conciencia de todo lo que recibes, diariamente, GRATIS ayuda muchísimo a encontrarte mejor, al menos, de ánimo.

Porque cuando estás en lo más hondo, cualquier cosita no te saca, pero si ves por escrito de tu puño y letra, cada día, lo que otros te aportan ayuda.

Con este simple ejercicio comenzará a aumentar tu ánimo para empezar a plantearte si la libertad financiera es una posible solución/cura a algunos de los obstáculos que el diagnóstico te plantea.

Abrazos de gratitud.

#endopacífica

Comentarios

MÁS ARTÍCULOS DE INTERÉS

ENDOMETRIOSIS. SUEÑO O PESADILLA

Sueño o Pesadilla
¿Qué te hace no creer que ya estás sana? ¿Qué te hace creer que, algo externo te curará lo interno?
Tengo miedo, sí, estoy temblando, porque cuando parece que ves luz la oscuridad enseña de nuevo la patita.
Más médicos, más pruebas, más cosas que ya no deseo.
¿Hasta cuándo?

LA ENDOMETRIOSIS ES TU EGO

Autorretrato 2011 ¿Es la endometriosis tu ego?
¿Tiene ella más poder sobre ti que tú misma?
El ego de hoy no tendrá cabida mañana. Hoy puedes ser egocéntrica y mañana no serás nada. Hoy puedes ser ególatra y pasado no te servirá de nada. Hoy puedes ser egoísta y, al final, aprenderás.

El papel de Mujer Heroína no sirve de mucho si no aceptas ayuda cuando es vital para sanar. Yo misma creí que, ya había superado cualquier nueva cita o pruebas en médicos y hospitales, pero de nuevo, me equivoqué y la rueda vuelve a girar.
Tal vez, crees que usas tu ego para, supuestamente, protegerte, pero en verdad, te hace daño y te aparta de lo que amas.

Mi perra se ha quedado paralítica y a pesar de no poder caminar con sus cuatro patas, se arrastra feliz por el suelo hasta que me encuentra.

Ella, me está enseñando que no hay límites cuando hay amor.


NÓMADA DIGITAL CON ENDOMETRIOSIS

Juega como si no hubiera ganadores
¿Tienes endometriosis?
¿A qué te dedicas?
Siguen aflorando creencias limitantes que me hacen ser más consciente de la de trabas que yo sola me impuse por hacer caso omiso a mi voz interior, corazón.
Cuando hace años descubrí el término nómada digital creí encontrar la panacea y la solución a todos mis problemas.
Sentí que era el trabajo perfecto para mí, en todos los sentidos, en todas sus formas y en todas sus perspectivas.
¿Por qué lo dejé ir?
¿Por qué me olvidé de ello?