Ir al contenido principal

HAZ FELIZ A ALGUIEN

ilustración chica olena beckett
Dedicado al #veroño a los cambios cíclicos y hormonales

Así decía un anuncio de Navidad allá por el 2014.

Cuando se aproximan fechas señaladas todo el mundo quiere hacer buenas acciones o desea hacer todo lo que no ha hecho durante todo el año.

A falta de nuevos o antiguos propósitos para el futuro año, pido “hacer felices a los demás” o traducido de otro modo, actuar con buenos gestos, altruistas y amorosos.

En definitiva, ser mejores personas, agradecidas y menos críticas destructivas.

Y yo me pregunto:

¿es fácil hacer feliz a alguien?

En principio, la respuesta es afirmativa, pero reflexionemos...

¿Es fácil para ti estar feliz? ¿Es fácil para ti hacer felices a los demás? ¿Se puede no estar feliz y hacer felices a otros? ¿O se ha de estar feliz para poder hacer felices a los demás?

Como seguro que ya sabes, ser y estar feliz es decisión propia. Al igual que hacer feliz al resto.

¿Has intentado conscientemente hacer feliz a alguien?

A veces, aunque se quiera, no se consigue, pero no por ti, tal vez el receptor inconscientemente no desea la felicidad que tú le otorgas.

La felicidad es un estado de ánimo, con lo cual, ni se compra, ni se vende, pero el ser humano tiende a fabricar la felicidad de deseos, anhelos y cosas que parecen imposibles.

Como si fuera un lugar, un objeto y aun siendo todo ello, se sigue sin entender su significado, buscando siempre la felicidad, fuera, como si nunca la fueses a encontrar, dentro.

“Se define como una condición interna de satisfacción y alegría que a su vez propicia paz interior y al mismo tiempo estimula a conquistar nuevas metas” eso dice Wikipedia.

Vamos que, la felicidad es un chollo que pocos saben identificar, porque aunque la sienten, no la identifican como tal.

Siempre en busca de algo más, más extraordinario, más impactante, más… insatisfechos, se podrían llamar.

Y te cuento esto, porque yo era así y, a veces, sigo siéndolo, soy inconformista vaga despistada por naturaleza.

Si me propongo un reto y no sale como quiero, me tacho de que no valgo para ello, pero tampoco me conformo e intento buscar el equilibrio en los extremos.

Ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos.

Dar con el punto medio para ser consciente de lo que hoy te hace feliz es vital para no permitir que los sueños te vuelvan infeliz.

¿Y por qué te cuento todo esto?

Imagina que la endo es un ex tóxico, un vicio, un enganche.

¿qué haces cuando te da el bajón?

¿Qué haces cuando quieres y no puedes?

Si fuese una persona, escribirías cosas de las que luego te arrepentirías o lo buscarías en rrss o irías donde sabes que lo puedes encontrar...

¿Qué haces cuando la endo bloquea tu vida?

Comparas y te pones a pensar en todo lo que te has perdido a causa de la dichosa enfermedad.

Hace poco me cercioré de que recordar instantes de felicidad me saca de ese bucle malicioso, es más, también averigüé que pintar esos recuerdos me hacia volver a revivirlos.

Incluso, dibujar aquello que deseo, pero aún no existe, aquí y ahora, también calma esa ansiedad que genera el bloqueo existencial con o sin diagnóstico.

Tal vez te parezca absurdo, quizás pienses que tu no sabes pintar y no te servirá. Hazme caso, da igual. Son excusas.

Coge lápiz y papel, o mejor, hazte con una caja de plastidecor y ponte a pintar como cuando eras niña. Detente

¿qué pintabas de pequeña?

¿cómo lo pintabas?

¿qué hacías con los colores?

¡EXPERIMENTA!

Me pasé toda una tarde pintando cual niña y fue una experiencia maravillosa. Recordar como dibujaba árboles, ramas, pájaros, casas, montañas, nubes, soles, caminos, chimeneas con humo...

Sentirse bien es estar feliz, aunque no seas consciente y si este ejercicio te ayuda a olvidar por un rato o toda una tarde, todo aquello que no existe o ya pasó, agradece y dale valor.

Hazte feliz a ti y harás feliz al universo, incluidos los que te rodean.

La felicidad es un estado habitual en el ser humano, lo que ocurre es que te hicieron creer y considerar que es algo único, especial y que solo unos pocos la encontraron.

¿Es la felicidad un misterio?

Todo el mundo quiere saber su fórmula, qué coincidencia, como la de la Coca-Cola...

A veces me pregunto por qué somos fáciles de manejar para algunas cosas y tan cerrados de mente para otras.

También creo que los animales nos entienden perfectamente, pero somos nosotros, la raza humana, quienes no les prestamos la atención que se merecen.

Jugar a ser aparentemente feliz es peligroso cuando ni si quiera sabes qué es lo que te genera felicidad.

He escuchado y leído a muchas mujeres decir que conoces la felicidad al ser madre.

O que son infelices por no poder serlo.

Yo soy madre perruna y gatuna (ni is li mismi) y ellos son parte de mi felicidad y sí, daría mi vida por ellos, pero no son la total condición interna de satisfacción y alegría que a su vez propicia paz interior y al mismo tiempo estimula a conquistar nuevas metas.

Esa totalidad, ese equilibrio del TODO es lo que genera felicidad plena.

Quizás, consideras que con un diagnóstico de por medio es más complicado, pero no imposible si averiguas cómo enfocar la infelicidad.

Abrazos de Gratitud

#endopacífica

Comentarios

MÁS ARTÍCULOS DE INTERÉS

NADA VOLVERÁ A SER COMO ANTES DESPUÉS DE VIVIR CON ENDOMETRIOSIS

¿Sigues pensando igual que antes de vivir sin endo? ¿Te sientes la misma mujer que hace 5 años?

ESTILO DE VIDA Y ENDOMETRIOSIS

Te has parado a pensar, ¿cuál es tu estilo de vida ideal?
Yo sí, infinidad de veces y, al final, he llegado a una simple conclusión.
Lo creas o no, el universo conspira a tu favor.
¿Deseas sanar?
¿Quieres estar feliz?
¿Disfrutar de tu tiempo/vida?

Tenlo claro, el estilo de vida que buscas es viable, alcanzable, medible, concreto y específico.
¿Cómo lograrlo?
¿Qué hacer?
¿Por dónde empezar?
Sigue leyendo que te va a enganchar.

EL ARTE DE LAS CREENCIAS, LA ENDOMETRIOSIS Y LA INDEPENDENCIA ECONÓMICA

Te Amo, Verde

He dado a luz una historia íntima, personal y amorosa.
Acompañándola con ilustraciones sutiles, descriptivas y simples.
Soy consciente de que estos textos no están escritos para todos, básicamente, porque los escribí para mí, pero me ilusionó tanto el resultado de la experiencia vivida que decidí publicarlo para quien ame leer sin expectativas.
Usé la escritura automática como herramienta de partida y lo demás, se fue dando de manera fluida.
Es un experimento, un refugio, un anhelo con el que abrazar la vida y sembrar esperanza.
Abrazo de Gratitud
Olena Beckett