Ir al contenido principal

LA ENSEÑANZA MÁS VALIOSA QUE APRENDÍ DE LA ENDOMETRIOSIS



Ama

Cuando te enfrentas a algo que se asemeja a la muerte es casi inevitable no pensar en ella.

A veces callas cosas por miedo al rechazo, a veces ocultas sueños por temor al fracaso, a veces sobrevives, porque es lo que toca y, otras muchas, te aferras a lo conocido por pavor, una vez más, a lo desconocido o conocido en el pasado...

Cuántas veces te quedas con la palabra en la boca, cuántas veces deseas hacer y no haces, cuántas veces piensas, pero no actúas, cuántas, te quedas con las ganas...

Ser sincera con una misma es complejo, excitante, apasionado, valiente y, quizás, desagradable, pero vital, aunque no necesario, porque hay a quien le gusta vivir en la no ignorancia de saber y no aceptar.




Mientras tú estás leyendo esto, yo estoy en un quirófano del cual no sé cómo saldré. Me explico. Me están operando, por segunda vez, de endometriosis profunda. El útero, mi útero, está pegado al sacro, enraizado en tejido muscular y, a lo mejor, apegado al intestino...

Siento miedo, sí, pero una parte de mi, una muy fuerte, siente liberación, ¿por qué? Si desconozco lo que ocurrirá después, pero ¿y quién lo sabe?

La fe me dice que, aún queda camino por labrar, campos que cultivar y semillas que sembrar. Deseo crear esa realidad.

Hasta hoy, sufrí, amé, me hundí y resurgí. Mañana, si despierto, ya lo decidiré.

Alardear de inteligencia y evolución, sin ser capaz de ser sincera contigo misma, no es sano, como tampoco lo es no expresar, jamás, las cosas que no nos dijimos.

Si tú misma te pones barreras, solo avanzarás por inercia. Ser consciente del daño que ello causa es un buen comienzo. Las oportunidades que la vida regala y tú rechazas por inseguridad, miedo, al fin y al cabo, a no amar a la vida y a la muerte por igual.

Una complementa a la otra y sabes igual que yo que, todos, absolutamente TODOS, estamos de paso.

Si te diesen la oportunidad de expresar todo lo que no dijiste, si eres capaz de comunicar desde lo más profundo.

¿Qué harías? ¿Cómo lo harías? ¿A quién te dirigirías?

Siento que esta es una de las enseñanzas más valiosas que he interiorizado con este diagnóstico. Ser, estar y actuar, yo misma, siempre, por encima de cualquier circunstancia.

No es egoísmo, es amor propio y para amar como estilo de vida, primero has de amarte a ti misma.

Dí lo que sientas expresar, haz lo que ames hacer y sé tú misma, única, como ya eres.

Equivocarse es aprender, con lo cual, qué drama hay en aprender, si lo que decidas hacer es por propia voluntad. 

Ya sabes que, arrepentirse no sirve de nada, así que, por favor, no te abandones a una sociedad que parece que solo busca aparentar.

Haz del camino los mejores recuerdos y de los obstáculos los mejores refuerzos. Haz de la vida la mejor herramienta y del destino la mejor recompensa. Haz del diagnóstico la mejor enseñanza y si no lo deseas, no impidas que las demás lo hagan.

No te quedes con las ganas.

Encuentra la fórmula para arrancar, échale valor al amor incondicional y confía en la fuerza interior ante la adversidad.



"Las cosas que no nos dijimos" es el título de un libro de Marc Levy que me hizo llorar, pensar e inspiró para escribir.

Copio algunos textos:

"Te preocupa demasiado lo que los demás piensan de ti. - ¿Y eso a ti qué más te da? - Pierdes un poco de tu libertad y mucho de tu sentido del humor."

"Ah, el humor que maravillosa manera de lidiar con la realidad cuando ésta te golpea en plena cara; no sé quién dijo eso, pero qué razón tenía."




#endopacífica

Comentarios

MÁS ARTÍCULOS DE INTERÉS

ENDOMETRIOSIS. SUEÑO O PESADILLA

Sueño o Pesadilla
¿Qué te hace no creer que ya estás sana? ¿Qué te hace creer que, algo externo te curará lo interno?
Tengo miedo, sí, estoy temblando, porque cuando parece que ves luz la oscuridad enseña de nuevo la patita.
Más médicos, más pruebas, más cosas que ya no deseo.
¿Hasta cuándo?

NADA VOLVERÁ A SER COMO ANTES DESPUÉS DE VIVIR CON ENDOMETRIOSIS

¿Sigues pensando igual que antes de vivir sin endo? ¿Te sientes la misma mujer que hace 5 años?

LA ENDOMETRIOSIS ES TU EGO

Autorretrato 2011 ¿Es la endometriosis tu ego?
¿Tiene ella más poder sobre ti que tú misma?
El ego de hoy no tendrá cabida mañana. Hoy puedes ser egocéntrica y mañana no serás nada. Hoy puedes ser ególatra y pasado no te servirá de nada. Hoy puedes ser egoísta y, al final, aprenderás.

El papel de Mujer Heroína no sirve de mucho si no aceptas ayuda cuando es vital para sanar. Yo misma creí que, ya había superado cualquier nueva cita o pruebas en médicos y hospitales, pero de nuevo, me equivoqué y la rueda vuelve a girar.
Tal vez, crees que usas tu ego para, supuestamente, protegerte, pero en verdad, te hace daño y te aparta de lo que amas.

Mi perra se ha quedado paralítica y a pesar de no poder caminar con sus cuatro patas, se arrastra feliz por el suelo hasta que me encuentra.

Ella, me está enseñando que no hay límites cuando hay amor.