Ir al contenido principal

EL LADO BUENO DE LA ENDOMETRIOSIS


Si vas a entrar en cólera antes de leer el post, porque ya solo el título te genera rechazo, hazte un favor y no lo leas. 

No malgastes tu valioso tiempo en algo que no te aporta nada, pero si por el contrario sientes que, a pesar de todo el dolor y sufrimiento que vives, a diario, percibes esa visión optimista. Me hará muy feliz darte la mano en este viaje.

¿Qué se esconde detrás? 

Siempre que leo artículos relacionados con la endometriosis son para explicar qué es e intentar dar a conocer una enfermedad común entre mujeres y poco, o nada, conocida en el mundo, en general. 




Nunca leí nada bueno acerca de ella y es verdad que, como cualquier diagnóstico, es una putada y de las gordas, pero, como todo, también hay un lado bueno y eso es lo que, hoy, vengo a contarte. 

Cuando volví de las mejores vacaciones de mi vida me sentía como una heroína. Diez días, como si hubiesen sido 10 años, en los que viví cada instante como lo que son, únicos e irrepetibles y sí, fue gracias a la endometriosis y voy a explicarte por qué. 

Pasé un año horrible, teñido de lágrimas y dolor. No veía el momento de poner fin a tanto sufrimiento y ni siquiera sabía si disfrutaría de vacaciones, porque no, estar de baja médica no son vacaciones. 

Vivir en el limbo de la incertidumbre es agotador. Créeme. 

- Vete de viaje, desconecta, te vendrá bien - (Mi médico de cabecera que en paz descanse) 

A la semana siguiente, ya había destino y empezó mi nueva travesía. 

Adaptar mi vida a los ciclos menstruales, para conocer, aproximadamente, qué semanas soy una persona visible y qué días me convierto en Hulk. Es un trabajo arduo de introspección, pero muy valioso y enriquecedor. 

Lo que voy a compartir podrá cambiar la perspectiva del diagnóstico, así que, escribe en tu diario, porque te expresas en uno, ¿verdad? 

Puntos positivos: 

1 - Planifica el tiempo. 

La endo te obliga a planificar la vida. Cuadrar viajes en base a la menstruación es un rollazo y atinar para elegir los mejores días del ciclo es una lotería, pero es tan necesario como acertar con el hotel idóneo. 

Te invita a conocer, bien, qué días vas dar lo mejor de ti. 

Quizás padezcas fortísimos calambres en las piernas y lumbar, el abdomen se hinchará y no te sentirás muy cómoda, pero organizar un viaje en el que visitar más de 20 pueblos, con días de descanso (muy necesario), te enseña que, si planificas disfrutas de nuevos instantes felices. 

2 - Respeta tu cuerpo 

Nunca está de más resaltar que, cualquier enfermedad, genera introspección. 

Escribir desde la cama sin apenas movilidad podría ser un lastre y el primer motivo para deprimirse, pero si empiezas a conocerte lo suficiente como para amarte y respetarte, sabrás que todas, incluso tú, necesitas una tregua y el descanso es clave. 

Empeñarse en hacer de más cuando el cuerpo no responde provoca una catástrofe mayor y sé, por experiencia que, al inicio, bajar el ritmo de vida es complicado, pero también sé, de primera mano, que es igual de necesario. 

Si aprendes a sacar partido a tus peores días, disfrutas más de los mejores. No focalizar, solo, lo horrible de esta o cualquier enfermedad, también ayuda. 

3 - Moviliza tu cucu 

La endo pide a gritos que te muevas con conciencia. 

Quedarse parada no ayuda a encontrarse mejor, es más, tu cuerpo se acomoda muy rápido a la mala vida y no es del todo oportuno permitirlo. 

Los músculos se atrofian a una velocidad de vértigo y la mente entra en bucle con el sentimiento de apatía. 

Hice más de 600 fotos en el viaje y en las que salgo de primer plano se ven dos características muy notables. 

La primera, mi enorme sonrisa y la segunda, igual de palpable, mi cara de agotamiento máximo… 

Es posible que forzase la máquina, pero es que, ella, también me lleva al límite cuando se desengrasa. 

No es un tira y afloja, es actuar en equilibrio entre el endometrio y tú. 

Si empiezas el camino hacia el autoconocimiento, poco a poco, te entenderás mejor. 

*Por favor, hazlo, aprovecha el tiempo, ama tu cuerpo y deja volar, libres, los miedos. 

Hazlo, es una bendición que muy pocos saben experimentar. Independientemente de que haya un diagnóstico detrás, sea endometriosis o no.

La vida enseña a todos por igual, pero con diferente perspectiva. 



#endopacífica 


PD: Esta reflexión fue escrita el 27 de noviembre de 2016, cinco meses después de la primera intervención. Hoy, con más dolor y más experiencia mantengo que, existe un lado bueno de la endometriosis.



Comentarios

MÁS ARTÍCULOS DE INTERÉS

LA ENDOMETRIOSIS ES TU EGO

Autorretrato 2011 ¿Es la endometriosis tu ego?
¿Tiene ella más poder sobre ti que tú misma?
El ego de hoy no tendrá cabida mañana. Hoy puedes ser egocéntrica y mañana no serás nada. Hoy puedes ser ególatra y pasado no te servirá de nada. Hoy puedes ser egoísta y, al final, aprenderás.

El papel de Mujer Heroína no sirve de mucho si no aceptas ayuda cuando es vital para sanar. Yo misma creí que, ya había superado cualquier nueva cita o pruebas en médicos y hospitales, pero de nuevo, me equivoqué y la rueda vuelve a girar.
Tal vez, crees que usas tu ego para, supuestamente, protegerte, pero en verdad, te hace daño y te aparta de lo que amas.

Mi perra se ha quedado paralítica y a pesar de no poder caminar con sus cuatro patas, se arrastra feliz por el suelo hasta que me encuentra.

Ella, me está enseñando que no hay límites cuando hay amor.


NADA VOLVERÁ A SER COMO ANTES DESPUÉS DE VIVIR CON ENDOMETRIOSIS

¿Sigues pensando igual que antes de vivir sin endo? ¿Te sientes la misma mujer que hace 5 años?

REGALOS CON ALMA Y LIBROS SOBRE ENDOMETRIOSIS

Leer Sana

¿Qué tipo de libros lees?
¿Lees libros sobre endometriosis?
Cuando la endo no me permitía moverme de la cama, dediqué el tiempo a leer todo lo que la suscripción de Kindle Unlimited me dejaba leer gratis.
Fue la primera herramienta que me ayudó inconscientemente a creer que, soy capaz de vivir de lo que amo hacer.