Ir al contenido principal

3 MOTIVOS PARA FOMENTAR LA COLABORACIÓN Y SANAR


Tocar el fondo del cielo

Hace años hice una colaboración con otro blog para apoyarnos y darnos visibilidad de la mejor forma que ambas sabíamos.

Un sueño que se hizo realidad y hoy rescato para seguir rompiendo el silencio de enfermedades, vidas y situaciones que, a diario, se pasan por alto.

Ella, escribe "hoy" para ti, una mujer luchadora, sensible y que regala experiencias con sus textos para que logres tus sueños, atendiendo tus necesidades y disfrutando de la vida como te mereces.

Y recuerda que, no estás sola, por ello es tan beneficioso colaborar.


Te acerca a la humildad, te enseña a escuchar(te) y te regala conocimientos.

El primer motivo de rescatar este texto es para ofrecerte distintos puntos de vista sobre la valía del autoconocimiento.

El segundo es que, fomentar la colaboración, ayudar, te ayuda a ti misma, valga la redundancia. Te reta a superar desafíos propios, a buscar soluciones nuevas y nutre la creatividad.

Y el último motivo te lo cuento al final del post.

Ahora, te dejo con Sabrina (mi colega virtual) que supo captar desde el primer momento los márgenes y respeto la locura.


CARTA ABIERTA A LAS LECTORAS DE ENDO-PACÍFICA


¡Hola amigas de Endo-Pacífica!

Me llamo Sabrina y soy autora de el blog ¡Buenos días, Alzheimer!, dirigido a las personas que cuidan en todo momento de algún familiar enfermo crónico. He decidido dejarme caer por aquí, en calidad de seguidora de Endo-Pacífica, para compartir con vosotras, si me lo permitís, mi reflexión personal sobre cómo debemos de actuar ante una situación de salud limitante.

Yo no padezco, afortunadamente, endometriosis. La verdad es que he tenido mucha suerte de no estar dentro de ese casi 20% de mujeres aquejadas por esta patología. 

Pero sí soy cuidadora de una persona joven (mi hermano) enferma de Alzheimer y eso me permite establecer algunas similitudes con las experiencias que pasamos como mujeres ante una realidad tan incómoda, silenciada y desafiante como son convivir con ambas enfermedades.

De hecho, algo que comparto con mi amiga-bloguera Olena es mi intención de escribir un blog con el mero fin de visibilizar una realidad tan femenina que nos sacude la existencia y de la cual no siempre se estudia y divulga todo lo suficiente, me temo que por convencionalismos de género: sufrir dolores ginecológicos, como paralizar tu vida para dedicarte a las tareas reproductivas de cuidados es considerado como algo ‘natural’ y, por tanto, no cabe motivo para quejarse por ellos y, mucho menos, para convertir estos fenómenos en un tema abiertamente social, ¿verdad?


LA IMPORTANCIA DE VISIBILIZAR NUESTRAS PROBLEMÁTICAS


Y es que esto es lo que tiene vivir en una sociedad tan patriarcal como la nuestra: que trae como consecuencia el escaso interés que se le otorga a los problemas femeninos, sean estos de salud, domésticos o sociales; no importa lo mucho que afectan a la calidad de vida de las mujeres. En el mejor de los casos, se reciben nuestras quejas con condescendencia, pero lo más probable es que sean ignoradas, cuando no sean convertidas en críticas hacia nuestra falta de productividad y supuesta inclinación al dramatismo…

No obstante, poco a poco vamos avanzando en nuestra batalla por ganar terreno en la vida pública que nos rodea y eso hay que celebrarlo; pero aún queda mucho por trabajar para hacer nuestros padecimientos más visibles y más populares. De ahí, lo importante que resulta el que existan blogs como Endo-Pacífica, para desvelar estas realidades silenciadas.

En este sentido, creo firmemente en la sorodidad, es decir, solidaridad entre mujeres. En el compartir experiencias entre nosotras para aconsejarnos y consolarnos, para hacernos saber que no estamos solas encerradas en un mundo de dolor y desequilibrio emocional. 

¡Esa es una acción ciertamente maravillosa! ^^ 

Como cuidadora, sé de primera mano los escollos que pueden darse en nuestra cotidianidad debido a los problemas de salud. No todo el mundo los comprende, es normal sentirse sola, tender a aislarse y percibir que no contamos con una vida social tan rica como quisiéramos.

En mi caso en concreto, les puedo decir que ser cuidadora y tener que lidiar en mi hogar con una dolencia tan limitante e irracional, como es una demencia, me ha llevado a sentir cierto desamparo e incomprensión por parte de mi círculo social. Supongo que no resulta tan fácil entender mis cambios emocionales ni el estrés diario que implica buscar un equilibrio sano entre ser una cuidadora responsable y entregada a la causa, y seguir adelante con mi vida personal. La exigencia por ser la luz en el túnel mental de mi familiar dependiente es enorme y el precio que he de pagar por padecerla resulta agotador.

Sin embargo, ¿sabéis una cosa? Yo siempre digo que mi rol de cuidadora es una parte de mi vida, una arista de mi personalidad, pero no es lo que me define de forma global.

Si bien soy consciente de mi papel y de la importancia que adquieren los problemas de salud en toda mi existencia (he crecido viviendo una madre con Alzheimer durante 20 años y desde hace tres años enfrento la misma dolencia en mi hermano), mi intención es integrar estos sucesos de la manera más positiva y sana posible.

Y esta perspectiva, por supuesto, es válida en el caso de aquellas personas que han de convivir con algún tipo de enfermedad o molestia crónica como es la endometriosis.

Cuanto más validemos nuestros problemas, los reconozcamos y los aceptemos, tanto más sabias y poderosas nos sentiremos.

¡Y es que la actitud con que afrontemos las vicisitudes de la vida lo es todo!


¡RESISTIR, PERSISTIR NUNCA DESISTIR!


Yo estoy convencida de que las enfermedades (aunque suene muy paradójico) nos brindan muchas oportunidades de crecimiento personal. Nos aportan un plus de sensibilidad, tan necesaria, por cierto, en los tiempos que corren, tan frenéticos, efímeros y materialistas. E incluso nos invitan a acogernos a la llamada Filosofía de la vida lenta (o slow life) y, a través de ella, poder aprender a saborear el presente a cada instante, con sus sombras, pero también con sus numerosas luces.

En otras palabras, las dolencias nos empoderan, nos hacen más resistentes a los avatares del día a día y nos enriquecen hasta límites insospechados ^^ . 

Por todo esto, amigas, yo os animo encarecidamente a disfrutar de los buenos momentos y las valiosas enseñanzas que nos deja el coexistir con una molestia permanente como es la endometriosis. Aceptarla con todo el amor y el sosiego posible y considerarla un trampolín que os catapulte a dar lo mejor de vosotras mismas, porque valoran las buenas ocasiones que les brinda, como muy bien nos cuenta Olena en varias entradas de este blog, es lo que, al fin de cuentas, nos hace ser únicas y marcar la diferencia.

Y, evidentemente, nunca reconocerse a una misma como una persona enferma u obstruida por una dolencia. Recordadlo bien: la enfermedad forma parte de vuestra vida, pero no es TODA vuestra vida.

A partir de ahí, tener siempre en mente un propósito de vida por el que luchar; mantener una ilusión que os inspire a auto-realizaros y despertar esa capacidad de resiliencia que toda persona posee es clave para experimentar una realidad llena de bienestar emocional.

Confieso que me encanta la idea de nuestra amiga Olena de utilizar la escritura y el dibujo como medio para desarrollar su lado creativo y dar rienda suelta a su pasión, al tiempo que extrae de ella su indiscutible beneficio como método hiper-terapéutico. Porque la escritura personal es aquella que más enseña a conocerse y a aclarar la mente. Ya lo decía Martin Luther King: si quieres cambiar el mundo, agarra un lápiz y escribe. 

¡Definitivamente, no hay nada tan saludable como expresarse uno mismo en toda su extensión a través de sus pasiones y sus pensamientos!

En suma, queridas lectoras, me he permitido el lujo de entrar en este espacio de Endo-Pacíficas para haceros llegar un humilde homenaje a esa labor meritoria que realizan muchas mujeres con la intención de dar visibilidad a sus padecimientos personales, buscando siempre modos de extraer lo mejor de ellos.

Personas como Olena, o muchas de vosotras, que son alquimistas de sus propias vidas y tienen la sabiduría de afrontar una situación negativa para tornarla una experiencia positiva, son quienes ayudan a cambiar el mundo para convertirlo en un espacio plural donde todos, con nuestros más y nuestros menos, tengamos cabida y reconocimiento social. 

¡Un abrazo fuerte!


¡GRACIAS SABRINA!


Leer a Sabrina es un chute de vitamina D.

El último y no menos importante motivo para empezar a fomentar la colaboración/ayuda desde hoy es:

La gratitud y satisfacción que genera de forma recíproca. Ambos bandos ganan confianza, aprendizaje e ilusión por sentir el calor y apoyo de otro.

Es un plus, una motivación extra y una felicidad para el alma.

Deseo de corazón que hayas disfrutado tanto o más que yo con esta primera colaboración y si tú también deseas formar parte de esta aventura de crecimiento personal no dudes en escribirme y contarme tu particular y especial visión.


#endopacífica

Comentarios

  1. Estimada Olena:
    ¡Toda mi gratitud por haber traído de nuevo esta colaboración que fue tan significativa para mí!
    Suscribo cada palabra tuya sobre los beneficios de colaborar con los demás. Porque en el compartir y trabajar con los otros nos volvemos más plenos , nos enriquecemos y vemos manifestadas esas dos necesidades básicas que tanto ansiamos: sabernos suficientes y sentir que alguien nos quiere a su lado... ¡¡oh wow!!

    Y en tu caso en particular, participar en este espacio que desprende tanta energía femenina, intimistas y luchadora, donde la enfermedad y la lírica conforman una simbiosis maravillosa, y que además está indiscutiblemente orientado al servicio comunitario y la visibilización de una realidad muy silenciada, la satisfacción de poder formar parte de este mundo resulta enorme.

    Ojalá podamos seguir trabajando juntas, porque nuestros mundos materiales, emocionales y creativos se asemejan bastante, y estoy convencida de que podemos ser artífices de sincronías blogueras geniales.

    ¡¡Un abrazo lleno de cariño y reconocimiento para ti y para toda la audiencia de «Endopacífica»!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sabrina! Que gusto leerte, gracias por tus palabras y lo de colaborar... ¿Cuándo? Será un enorme placer volver a intercambiar experiencias. Gracias por pasarte por aquí. Nos leemos😊💚

      Eliminar

Publicar un comentario

MÁS ARTÍCULOS DE INTERÉS

LA ENDOMETRIOSIS ES TU EGO

Autorretrato 2011 ¿Es la endometriosis tu ego?
¿Tiene ella más poder sobre ti que tú misma?
El ego de hoy no tendrá cabida mañana. Hoy puedes ser egocéntrica y mañana no serás nada. Hoy puedes ser ególatra y pasado no te servirá de nada. Hoy puedes ser egoísta y, al final, aprenderás.

El papel de Mujer Heroína no sirve de mucho si no aceptas ayuda cuando es vital para sanar. Yo misma creí que, ya había superado cualquier nueva cita o pruebas en médicos y hospitales, pero de nuevo, me equivoqué y la rueda vuelve a girar.
Tal vez, crees que usas tu ego para, supuestamente, protegerte, pero en verdad, te hace daño y te aparta de lo que amas.

Mi perra se ha quedado paralítica y a pesar de no poder caminar con sus cuatro patas, se arrastra feliz por el suelo hasta que me encuentra.

Ella, me está enseñando que no hay límites cuando hay amor.


NADA VOLVERÁ A SER COMO ANTES DESPUÉS DE VIVIR CON ENDOMETRIOSIS

¿Sigues pensando igual que antes de vivir sin endo? ¿Te sientes la misma mujer que hace 5 años?

REGALOS CON ALMA Y LIBROS SOBRE ENDOMETRIOSIS

Leer Sana

¿Qué tipo de libros lees?
¿Lees libros sobre endometriosis?
Cuando la endo no me permitía moverme de la cama, dediqué el tiempo a leer todo lo que la suscripción de Kindle Unlimited me dejaba leer gratis.
Fue la primera herramienta que me ayudó inconscientemente a creer que, soy capaz de vivir de lo que amo hacer.